lunes, 8 de diciembre de 2014

¡ Alégrate!

En la fiesta de la Inmaculada, escuchamos esta BUENA NOTICIA: “Alégrate,  llena de gracia, el Señor está contigo !!! Lucas 1, 28
Con María nos sorprendemos pues hoy Dios sigue anunciando a cada uno de nosotros/as esta BUENA NOTICIA “ Alégrate, el Señor está contigo”
Centramos nuestra mirada en la belleza interior de María, está llena de gracia porque está llena de Jesús, que va creciendo en sus entrañas.
Le pedimos a María que nos ayude a CREER que hoy Dios sigue viniendo a visitarnos através de las personas, los acontecimientos de cada día, la creación entera es una manifestación de su presencia. Dios sigue llamando a la puerta de nuestra casa. Es tiempo de entrenarnos en ATENCION, ESCUCHA y en CONFIANZA. Es tiempo de la MISTICA DE OJOS ABIERTOS Y OIDOS ATENTOS. En francés cantamos “Aujourd’hui ne fermons pas notre coeur, mais écoutons la voix du Seigneur” , traducido al castellano : “ Hoy no cerremos nuestro corazón, escuchemos la voz del Señor".
Mirando a María renace la alegría y la esperanza. María, estrella de la Evangelización nos regala Jesús, LUZ para TODAS LAS NACIONES.
El grupo KAIROS ha puesto música a una parte del poema de Casaldáliga “DECIR TU NOMBRE” y en las imágenes del vídeo vemos los rostros de María encarnados en las diferentes culturas. María de Nazaret y María de todos los pueblos. 
"Decir tu nombre, María, es decir que la promesa sabe a leche de mujer. Decir tu nombre, María es decir que el Reino viene y es pura provocación. Es decir que toda muerte tiene su resurrección… " Un regalo para disfrutarlo y compartirlo. FELIZ FIESTA PARA TOD@S!!!
                      
Poema de Casaldáliga
Decir tu nombre, María, es decir que la Pobreza, compra los ojos de Dios.
Decir tu nombre, María, es decir que la Promesa sabe a leche de mujer.
Decir tu nombre, María, es decir que nuestra carne viste el silencio del Verbo
Decir tu nombre, María, es decir que el Reino viene caminando con la Historia.
Decir tu nombre, María, es decir junto a la Cruz y en las llamas del Espíritu.
Decir tu nombre, María, es decir que todo nombre  puede estar lleno de Gracia.
Decir tu nombre, María, es decir que toda muerte puede ser también Su Pascua.
Decir tu nombre, María, es decirte Toda Suya, causa de Nuestra Alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y comparte.